Carlos

Primary tabs

16,455 km de casa
Un gran equipo de trabajo en Bangladesh se ha convertido en la familia de un colombiano migrante
Carlos
Ocupación: 
Diseñador de Calzado
País de residencia: 
Bangladesh
País de origen: 
Colombia

Comparte esta historia:

Carlos es un hombre de 57 de años de edad, oriundo de la ciudad de Manizales Colombia, ciudad que lo vio crecer y en donde fortaleció todas sus habilidades, pues como buen emprendedor se ha preparado en diferentes áreas. Estudió Economía en la Universidad de Manizales, también estudió cocina y por 31 años fue diseñador de Calzado en una importante empresa de calzado de Colombia.

Gracias a esta ultima habilidad y a la que ha dedicado gran parte de su vida, recibió una propuesta tentadora de trabajo, para desempeñarse como Gerente de la Oficina de Desarrollo del Producto en su empresa en Bangladesh. “Un día normal de trabajo recibí una llamada, en esa llamada me preguntaron si estaba dispuesto a irme a Bangladesh (…), yo respondí que sí, siempre y cuando llegáramos a un acuerdo en términos de contrato y salario”.

Para Carlos este cambio de vida no era fácil, como él mismo lo indica “fue una decisión muy complicada que tomamos entre mi familia y yo, esa no fue una decisión solo mía”. A Carlos le tocó viajar solo, dejar en Colombia a su esposa y dos hijos que ya son mayores de edad. Dejar a su familia en Colombia no era el único inconveniente que tenía, los miedos rondaban por su cabeza al pensar que se tenía que enfrentar a una nueva cultura, religión, costumbres, etc. pero sobre todo, a no saber el idioma.

Esto no fue impedimento para que él siguiera con sus planes. Con sentimientos encontrados, pero con la esperanza de volver a ver a sus familiares, muy pronto emprendió el camino hacia Bangladesh. Nunca había hecho un viaje tan largo y mucho menos se había separado de su familia, “en mi maleta llevaba la ropa, regalos y música” revive Carlos al contar su historia.

Su rostro expresa alegría al hablar sobre su primer día en Bangladesh, pues no sabía ni inglés ni bengalí “fue una comunicación mímica en principio, muy dramatizada con ejemplos para transmitir lo que quería comunicar. Cuando me presentaron en la oficina a mis colegas (...) lo único que puede decir fue Good Morning”. Carlos se propuso una meta clara y era poderse comunicar con las 32 personas que tenía a su cargo. Según él no fue una tarea fácil, pero se ideó una estrategia para poderse comunicar, los gestos y mímica fueron sus mejores aliados durante los primeros meses en su trabajo. Hoy después de 4 años ha aprendido el idioma, y aquellas épocas de mímica quedaron en el pasado. “Aquí estoy luego de 4 años de una muy buena experiencia de vida”, dice Carlos.

Related Sustainable Development Goal(s):

 

https://together.un.org            http://usaim.org/            https://sustainabledevelopment.un.org