Inma

Primary tabs

8,518 km de casa
#iamamigrant
“Honduras me ha dado la oportunidad de ser independiente en mi profesión y trabajar con gente muy talentosa”.
Inma
Ocupación: 
Actriz
País de residencia: 
Honduras
País de origen: 
España

Comparte esta historia:

Desde que era pequeñita ya tenía claro que quería ser artista. Soy Inma López. Soy de Granada (España). Actriz de profesión. Y llevo 10 años viviendo en Honduras.

Antes de llegar a Tegucigalpa estuve cuatro años en Colombia. A mí padre le ofrecieron un trabajo allí y me fui con la idea de estar un año sabático. Me he preguntado muchas veces qué habría sido de mí si no hubiera cogido ese avión a Bogotá. Ese vuelo marcó un punto de inflexión en mi vida porque pronto empecé a trabajar como profesora de interpretación y también en el Teatro Nacional de Colombia, donde conocí a mi pareja.

Él tuvo mucho peso a la hora de decidir que yo viniera. Me contaba los ricos que son los frijoles hondureños y me hablaba de las playas y las bellezas del país. Me propuso un proyecto profesional y un proyecto de vida juntos. Decidimos probar y a finales de noviembre de 2007 nos vinimos para acá.

Yo venía para quedarme. Pero era consciente de que tenía siempre la oportunidad de volver. Vaya donde vaya tengo siempre tengo un plan B para poder disfrutarlo todo. Con esa opción, la vida se me hace más fácil.

Al poco de llegar a Honduras me involucré en un proyecto para dirigir la obra Lisístrata. A continuación, interpreté un papel en El inspector de Gógol. Fue la primera vez que me enfrenté como actriz ante el público hondureño, pero el trance de suavizar el acento para que sonara de una manera más neutra latinoamericana ya lo pasé en Colombia, por lo que en Honduras fue mucho más sencillo.

De ahí, estuve mucho tiempo trabajando en diferentes proyectos, montando producciones grandes para el Teatro Nacional. En cierto momento, decidimos cambiar nuestra estrategia de accionar: hacer obras más pequeñas con las que podíamos estar en escena más tiempo y llegar a más gente. Así fue como nació la Casa del Teatro Memorias, que actualmente es uno de los espacios culturales de referencia en Tegucigalpa.

He pasado por muchas fases en estos diez años. En algunas quería irme, en otras tenía claro que quería seguir aquí. Pero el balance es positivo porque el país me ha dado la oportundidad de ser independiente en mi profesión y trabajar con gente muy talentosa.

Aquí nació mi hijo. Aquí estaba cuando ocurrió el Golpe de Estado de 2009. Acabábamos de estrenar la obra la noche anterior. Recibí un mensaje al celular y pensaba que era una broma. Yo nunca me imaginé que iba a vivir algo así. Probablemente fue uno de los momentos más tensos que he vivido en Honduras.

Alguna vez me han hecho sentir mal por ser extranjera. En una discusión, cuando la gente se queda sin argumento, recurre a la frase “usted no puede opinar porque no es de aquí”. Pero he aprendido a defenderme. Y este país me ha ofrecido la oportunidad de centrarme en algo mío. Aquí agarré una fuerza que no sabía que podía tener.

¿Cómo me veo en el futuro? Mis sueños son a corto plazo. Quiero comprar unas muy buenas sillas para el teatro, instalar una luces nuevas, insonorizar la sala.

De aquí a diciembre vamos a montar dos obras. La idea es seguir aquí. Porque la gente es amable, porque si tienes ganas de trabajar puedes ganarte tu pedazo de tierra. Y eso es hermoso.  

 

https://together.un.org            http://usaim.org/            https://sustainabledevelopment.un.org