Dora Jazmín

Primary tabs

10,112 km de casa
"Debemos ser muy responsables de nuestra libertad, pues libertad no significa hacer lo que queremos."
Dora Jazmín
País de residencia: 
Italia
País de origen: 
Ecuador

Comparte esta historia:

"Soy Dora Jazmín. Dejé Ecuador a los 18 años de edad en 1997.

Soy una persona soñadora, curiosa. Desde temprana edad tuve grandes proyectos. Durante mis viajes he logrado hacer realidad algunos sueños, otros aún no, pero le pongo muchas ganas, determinación  y tenacidad.

Los primeros días sentía mucho frío, veía todo viejo y oscuro, me tocó vivir una semana en el centro histórico de Génova, donde predomina un color gris, típico de la arquitectura del Renacimiento. Al sentirme lejos me sentía preocupada, mi mundo era ya distante, mi familia, mi casa, mi país.

Nostalgia, tristeza o alegría, tenía que darme fuerzas para buscar un lugar donde dormir, un trabajo, una escuela para aprender la lengua.

Sentía que tenía una gran libertad, pero sabía que debía cuidarla más que nunca, con gran sentido de responsabilidad, es aquí donde tenía que poner en práctica aquello principios y valores aprendidos en casa.

Extraño mi familia, el calor y sencillez de la gente con la que crecí. Me hace falta el olor y los sabores de mi tierra. Extraño el clima, la libertad de correr en medio de los campos, la tranquilidad, comodidad y sencillez de la casa de caña y madera donde vivía con mi familia.

Veo que existe una integración que es muy débil y provisional. Por ejemplo, para quien trabaja de doméstico/a o en trabajos de bajo nivel, mientras existe o dura la relación de trabajo la integración es fuerte. Saliendo de esta área  lamentablemente  no se puede decir lo mismo en los otros terrenos de mayor peso, donde cada ciudadano aspira a una mayor movilidad social (es decir en los ámbitos cultural, social, político, etc.

Un extranjero sin nacionalidad, aunque con permiso de estadía y pagador de impuestos, no tiene derecho a elegir quien lo represente, ni siquiera en las elecciones administrativas.

Además sin documentos de residencia no puede trabajar en el sector público aun si posee altos títulos de estudios. obtenidos en Italia. Por otro lado, la ciudadanía la puede obtener una vez cumplidos los 18 años.

Aquí el prejuicio trata de esconderse y cuando menos alguien se lo espera, aflora. Pero no todo es malo también hay gente auténtica y sincera que ve la inmigración como algo positivo.

En Italia no se invierte en interculturalidad, lo que hay es una integración “soft”, que va del vestir étnico, música, comida, danza, novelería de estación que va y viene cada año, pero con esto ningún extranjero podrá salir adelante o tener un mejor futuro del que le espera si las cosas no cambian. De esto tiene mucho que enseñar, sin ser perfectos, quizás Inglaterra, EE.UU.

Vivir en otro país, me ha permitido enriquecerme culturalmente, justamente aprendiendo lo mejor de la cultura italiana.

Debe haber una gran mezcla, sin perder jamás la identidad. Yo por ejemplo unifico identidad y acción. Por este motivo he escrito una tesis, un libro y también colaboro con un periódico genovés: sobre temas de interculturalidad, migración, integración, ambiente, paz e historia precolombina y con una visión filosófica, sociológica. Mi interés es combinar formación, investigación y pasión: Sabemos que los grandes cambios dependen de la contribución que podamos dar cada uno por el mundo, para hacer un universo mejor."

Related Sustainable Development Goal(s):

 

https://together.un.org            http://usaim.org/            https://sustainabledevelopment.un.org