Natalia

Primary tabs

9,326 km de casa
#iamamigrant
“La sensación de libertad que experimenté fue increíble”
Natalia
Ocupación: 
Mamá a tiempo completo, Fonoaudióloga
País de residencia: 
Nueva Zelanda
País de origen: 
Chile

Comparte esta historia:

Mi nombre es Natalia Oyarzún, tengo 34 años, a los 31 años tuve la inquietud de irme de Chile por un tiempo. Soy fonoaudióloga y el trabajo que desarrollé durante años principalmente en sectores de vulnerabilidad social, me pasó la cuenta emocional y físicamente. Necesitaba un cambio y experiencias nuevas, de ahí que surgió la idea de viajar y trabajar durante un año en Nueva Zelanda, nos fuimos con mi pareja y unas amigas.

Porqué Nueva Zelanda? queríamos aprender un poco más de inglés, averiguando nos dimos cuenta que era un hermoso país, parecido al sur de Chile, con mucho lugares por conocer, ordenado, limpio, tranquilo, cosmopolita, con facilidades para encontrar trabajo y con gente amable dispuesta a ayudar al que no domina muy bien el inglés, esto último fue lo que nos hizo decidir por este destino. Al llegar nos dimos cuenta que realmente nuestro dominio del idioma “kiwi” era nulo, porque no es lo mismo hablar inglés que manejar el idioma local lleno de modismos y deformaciones del habla.

Sin embargo, esto no fue un impedimento para disfrutar de todas las bondades que ofrece este tranquilo y seguro país, la sensación de libertad que experimenté fue increíble! el asombro por descubrir nuevos lugares, la belleza de la naturaleza, el contacto directo con ella, el sentirme segura como mujer de caminar sola por dónde y cómo quisiera serán sensaciones que me acompañarán por siempre.

Nuestro viaje fue mutando, transformándose, haciéndonos más flexibles y abiertos a los cambios. El viaje que pensamos por un año se extendió a casi dos, porque la idea de seguir viajando hasta llegar al sudeste asiático nos entusiasmó, sin embargo la vida nos sorprendió con un regalo maravilloso, la llegada de nuestro primer hijo. Esto nos hizo replantear todo, finalmente decidimos darle punto final al viaje y retornar a Chile después de estar poco más de 18 meses fuera del país, porque deseábamos que él se criara con raíces profundas (algo que carece Nueva Zelanda, no todo podía ser tan maravilloso no?).

La estadía en Nueva Zelanda nos hizo valorar la cultura de origen, la importancia de la lengua nativa y todo lo que implica el uso de esta, desde lo cotidiano, afectivo, emocional y social. Lo difícil de la migración inversa es que todo lo malo de tu país de origen se hace más evidente, muchas cosas que antes del viaje normalizabas, te molestan o inquietan porque te das cuenta que no deberían darse en estos tiempos, lo que nos falta como país, lo que tenemos y que ha sido mal tratado o mal cuidado, la falta de respeto por el otro, el clasismo, la discriminación, lo mal que funcionan los servicios, uff tantas cosas! Nuestro enfoque es continuar con lo bueno que nos entregó el viaje por Nueva Zelanda, aplicarlo en el día a día, dejar fluir lo bueno que hay en cada uno y no morir en el intento.

Salir de tu zona de confort por muy cliché que suene es lejos lo mejor que puedes hacer por ti mismo, hay literalmente todo un mundo por descubrir y si te quedas siempre en el mismo lugar como podrás hacerlo? Si bien los viajes de días o meses como turista pueden entregarte muchas cosas de manera pasiva, el vivir en otro país, viajar eligiendo tu propio camino en vez de seguir el de los otros, ser parte de ese lugar que te recibe en alguna medida, compartir con personas de diferentes edades, culturas, clases sociales, ideologías, profesiones u oficios, te ayuda a descubrir nuevas capacidades y habilidades que están en tí y que nunca sabrías que están sino te dejas fluir en una cultura diferente a la tuya.

 

Related Sustainable Development Goal(s):

 

https://together.un.org            http://usaim.org/            https://sustainabledevelopment.un.org