Ileana

Primary tabs

back home
“Por la migración estoy donde estoy y tengo trabajo. Es más, a punta de palo de piso, tengo mi casa muy bonita que la disfrutan mis hijos"
Ileana
Ocupación: 
Procuradora Laboral
País de residencia: 
Nicaragua
País de origen: 
Nicaragua

Comparte esta historia:

Cuando Ileana partió hacia Costa Rica a sus 30 años para trabajar como trabajadora doméstica, nunca imaginó que después de 20 años en ese país vecino, regresaría a Nicaragua como la primera Coordinadora de la Asociación de Trabajadoras Domésticas.

“Antes de irme a Costa Rica trabajaba como secretaria y como maestra empírica en Nicaragua”, nos cuenta Ileana. “Luego de estar casada por mucho tiempo, tuve problemas con mi pareja y decidimos divorciarnos. A raíz de eso emprendí mi camino a Costa Rica en búsqueda de mejores oportunidades para mí y para mis hijos”. Ileana se fue sin un permiso laboral hacia Costa Rica, por lo que no pudo continuar ejerciendo su ocupación anterior.

“Logré insertarme en el trabajo, pero en el trabajo doméstico, ya como profesional eso quedó atrás, porque me pedían muchos requisitos y tenía que estudiar dos años más para acoplarme con los maestros costarricenses”.

En ese caminar de esos 20 años fuera, Ileana tuvo la oportunidad de trabajar en muchos hogares costarricenses, “pasé casi siete años del timbo al tambo con trabajos muy duros, salarios bajos y sin seguro médico”. Ileana recuerda un accidente en el cual se quebró la rótula en tres partes, mientras limpiaba la casa donde trabajaba. “En ese momento yo estaba indocumentada, porque no tenía cédula de residencia y mi pasaporte estaba vencido, pero conseguí mis papeles convencida por una amiga, que me dijo que podíamos conseguirlo por el proceso de Amnistía entre Nicaragua y Costa Rica, allá por los años 90”.

Después de un año incapacitada para trabajar por su accidente, Ileana encontró su último trabajo, en el que laboró durante 13 años y medio y que gracias a su antigua jefa, pudo conocer la Asociación de Trabajadoras Domésticas en Costa Rica, de la cual ahora es coordinadora en Nicaragua. “Por eso yo digo que la migración no solo trae dolor, trae compensación también. Yo me sentía orgullosa y llena, porque estaba trabajando, sosteniendo a mis hijos, me estaba preparando para una vida mejor para cuando regresara a mi país”. Con dos años y medio de estar de vuelta en Nicaragua, Ileana se siente agradecida con la oportunidad que le dieron desde Costa Rica, “es una experiencia nueva, pero no pienso rendirme”, asegura.

Como parte del trabajo de la Asociación de Trabajadoras Domésticas, Ileana imparte capacitaciones en temas de género, derecho laboral, derecho migratorio, además de talleres sobre las bases de la administración y el manejo económico para las mujeres jefas de hogar. “Preparar a las mujeres desde aquí dentro y decirles: Migrar es un derecho y si lo hacés legalmente nadie te podrá violentar tus derechos, vamos a tener mejores oportunidades para lo que queramos realizar porque si estás documentada tenés más opciones de trabajo. Eso me llena, ayudar a quienes lo necesitan y por eso me encanta mi trabajo” Por ahora Ileana continuará como coordinadora de la Asociación de Trabajadoras Domésticas en Nicaragua y a la vez como procuradora laboral, “ahora que ya saqué mi título” dice orgullosamente. Sin embargo, no piensa parar ahí, ya que por falta de recursos no había podido estudiar Derecho, “pero el próximo año asegura va a buscar una beca para estudiar Derecho “y defender de más cerca las mujeres”. “Por la migración estoy donde estoy, tengo mi trabajo. Es más a punta de palo de piso, tengo mi casa muy bonita que la disfrutan mis hijos y nietos”.

Related Sustainable Development Goal(s):

 

https://together.un.org            http://usaim.org/            https://sustainabledevelopment.un.org